¿Qué esperar cuando decidimos amamantar?

La maternidad es una etapa que nos genera mucha ilusión, idealizamos cada momento con nuestros pequeños con expectativas de que todo será perfecto y llevadero, sin embargo, no siempre nuestras expectativas son del todo reales.

Por esta razón, siempre le recomiendo a las madres informarse y buscar apoyo desde el embarazo en temas como: el parto, la lactancia, el sueño, crianza y salud emocional.

Mi nombre es Penélope Estévez, soy Asesora de Lactancia Materna, madre de cuatro pequeños y les hablaré un poco sobre la realidad de la lactancia materna.

Es cierto que la lactancia materna es el mejor alimento para el lactante y que todas las mujeres producimos la cantidad suficiente de leche para nuestros pequeños, a menos que tenga alguna condición particular que no se lo permita, sin embargo, son escasas las personas que conocen el comportamiento de un bebé amamantado, incluyendo el personal de salud.

Nuestro cuerpo empieza a producir calostro desde el embarazo, el calostro es el líquido que sale de nuestros pechos los primeros días de nacer nuestro bebé, contiene proteínas, una alta densidad de nutriente, es bajo en grasa y fácil de digerir, solo con unas gotas conseguirás saciar el diminuto estomago de tu bebé. Sin importar si te hacen una cesárea o tienes parto vaginal, tendrás calostro para alimentarlo. Nuestros bebés no necesitan 2 o 3 onzas de fórmula, solo necesitan las gotas de calostro que le suministran nuestros pechos y el constante calor de mamá.

Varios días más tarde, notarás tus pechos más llenos y es porque empezarán a producir la leche de transición, ya luego, a partir de las dos semanas de vida de tu bebé, empezaras a producir lo que llamamos leche madura, la leche que estarás ofreciendo durante todo el tiempo que amamantes, sabiendo que, a pesar de que tendrá una composición muy similar, siempre se irá adaptando a la edad y necesidad de tu bebé.

Cuando empieces amamantar, podrías experimentar dolor y sería por un mal agarre ya que amamantar no duele. Si hay dolor es importante corregir lo antes posible.

Es muy común que tu bebe quiera pasar mucho rato en la teta, en brazos o acurrucado en el pecho de mamá u otro cuidador, recuerda que estuvo 9 meses en tu barriga, un lugar cálido, sin necesidad de llorar para suplir sus necesidades y conectado en todo momento contigo, es imposible acostumbrarse a lo contrario a los días o pocos meses de nacer. Así que acurruca a tu bebé, trata de disfrutar cada momento, aunque parezca eterno, porque te aseguro que va a pasar más rápido de lo que te imaginas.

Tu bebé no va a dormir toda la noche y no es porque le das solo leche materna, sino, porque debe acostumbrarse y regular sus horas de sueño, entender lo que es el día y la noche. Es importante que identifiques formas de amamantar y descansar al mismo tiempo para evitar que estés irritada, ojo, no me refiero a dormir cuando el bebé duerme porque eso es muy probable que no sea posible, pero si a buscar posiciones seguras que te permitan descansar mientras alimentas al bebé o este duerme encima de ti.

Algo que considero vital para que la maternidad sea más llevadera es tener apoyo en casa, alguien que te ayude con los quehaceres, con la alimentación, e incluso, que de vez en cuando, cambie pañales, bañe al bebé, saque gases o lo duerma. Ser madre es muy demandante y no es recomendable vivirlo sola. 

 Es sumamente importante que tengas un acompañamiento profesional si tu objetivo es amamantar exclusivo, con el fin de que te oriente, apoye y acompañe en el proceso, pues lactar conlleva muchos retos y muchas veces las personas a nuestro alrededor, por desconocimiento, no son el apoyo más conveniente.

Una asesoría de lactancia materna es una inversión a largo plazo, es asegurarte de que ofrecerás el mejor alimento a tu bebé. No será fácil, pero si completamente posible, las horas amamantando van a terminar algún día, pero los beneficios de la leche materna en la vida de tu hijo/a serán para toda la vida.

¡Amamantar es cerrar los oídos al mundo y confiar en ti!

Penélope Estévez, Consultora de Lactancia materna.

Más artículos
¿COMO SELECCIONAR Y CONTRATAR MI NANA IDEAL?