¿COMO SELECCIONAR Y CONTRATAR MI NANA IDEAL?

Cuando hablamos de la nana ideal nos vienen muchas ideas, pero principalmente, muchas preguntas. Quizás les pasa lo mismo que a mí, que intento dibujar una pirámide de las cualidades que deseo que tenga la persona que cuidará lo más preciado que todos los padres tenemos en nuestras vidas, que son nuestros hijos.

Por esta razón hoy quiero discutir de cómo es la mejor forma de vivir este proceso de búsqueda y posterior selección y contratación de lo más cercano a nuestro ideal de nana.

El primer paso es definir cuáles son las cartacterísticas personales de la persona que quiero o necesito. Lo segundo, que es más complejo, es definir las competencias que requiero de ella. Es decir, los conocimientos básicos que debe tener y sus habilidades. No nos debemos olvidar que además podremos tener requerimientos de disponibilidad de horario, y por qué no decirlo, de sanidad. Esto último tiene más relevancia con los últimos hechos relacionados con la mutación de virus.

Una vez tenga esta claridad, viene un  proceso que puede tomar un tiempo que, ojalá, lo más corto posible. Aquí es donde recomiendo siempre el tener un pool de candidatas a entrevistar, ya sea por recomendaciones o por la contratación de una empresa de reclutamiento de personal para el hogar. Antes de las entrevistas le recomiendo que escriban las características de su nana ideal en cuanto a sus valores, sus competencias, su disponibiliad y, algo muy importante, sus actitudes. Para poder saber si esta persona cumple con los requisitos, a continuación les facilito un listado de preguntas claves que hemos construido a lo largo de años en nuestra empresa de selección de este personal. Estas serían algunas que podrían estar en su cuestionario al momento de la entrevista: ¿Por qué elije trabajar como nana en lugar de otro tipo de trabajo? ¿Qué es lo que más le gusta de estar al cuidado de un bebé? ¿Cuál situación de emergencia se le ha presentado al momento que cuidaba un bebé o un niño, y cómo lo manejo? ¿Si mi bebé no para de llorar qué harías? ¿Cuál ha sido su mejor experiencia laboral y por qué? ¿Qué fue lo que más le gusto de su último trabajo y lo que menos le agradó? ¿Cómo eran los niños que cuidaba y cómo se portaban? ¿Cuáles han sido los motivos por los que ha salido de los trabajos? Estas preguntas sumadas con otras de seguro le arrojarán conclusiones de que sí puede o no ser nuestra nana ideal. Otro grupo de preguntas importantes son aquellas que tienen que ver con la estabilidad emocional de la persona. Por ejemplo, si es una persona estable o sí se decepciona con facilidad de los trabajos. Esto se hace a través de cuestionarios especializados. Finalmente, se puede preguntar o probar si la candidata tiene las competencias requeridas, tales como la preparación de alimentos, primeros auxilios, higiene, y técnicas de entretención, entre otras.

Nuestro interés mayor como padres es que nuestra nana o mano en casa permanezca lo más tiempo posible con nosotros, porque todos buscamos y deseamos sentirnos seguros o ¿no? y para lograr estar en paz al momento de emprender profesionalmente, y trabajar, tenemos que contar con la persona ideal para el cuidado de nuestros hijos. ¡Hasta aquí, vamos bien! El paso siguiente es verificar las referencias personales y laborales de las candidatas recomendadas, que al menos sean de dos a tres referencias comprobables. Sin duda esto les ayudará no sólo a reconocer su experiencia laboral sino la confiabilidad de la candidata.

En mi pirámide de prioridades existe un listado larguísimo de todas las cualidades que deseo que tenga mi nana ideal, pero debo aterrizar y llevarlo a la realidad, Por este motivo les mencionaré los que por mi experiencia, al momento de la colocación de una nana, no pueden faltar. Esto es, que muestre una buena actitud. Esta cualidad es la más valorada de todas, ya que la nana estará abierta al aprendizaje, y podrá ser más fácil el proceso de adaptación a los gustos y necesidades familiares. Otra cualidad que no puede faltar es la responsabilidad, que va de la mano con la honradez. Es importante destacar que éstas pueden ser confirmadas por las referencias laborales, ¡claro! sin olvidarnos de la responsabilidad, como por ejemplo, la puntualidad. Todas las demás cualidades se pueden ir desarrollando con paciencia y dedicación por parte del empleador. Recuerden que estamos lidiando con un personal con una crianza, valores e historias diferentes a las nuestras. A mi juicio, y en mi experiencia, esto último es vital.

Una recomendación es que, al momento de entrevistar a las posibles candidatas, usted debe ser lo más claro posible respecto a las funciones, expectativas y requerimientos que tengan sobre ella. Como resultado, salvo pequeños detalles, no deben quedar dudas sobre lo que se espera de ella y de las cosas que deben ser trabajadas con ella para mejorar. En esto, ambas partes deben ser muy honestos, y usted detallarles todos los puntos, por más simple que estos parezcan. Por mencionarles algunos casos, luego que la nana ha comenzado a trabajar, es frecuente escuchar al empleador decir que no sólo serán exclusivamente nanas, sino que deben cocinar a toda la familia, o plancharles, o dormir en la habitación del bebé por si despierta. Esto no puede pasar. Es por eso que el proceso debe ser bien diseñado y ejecutado, ojalá por una empresa especializada. El no ser claro con las nanas, es una de las principales causas de renuncias o abandono del trabajo. Normalmente esto es un motivo de desilusión de la nana ya contratada y posteriormente esta nana estará abandonando el trabajo sin que ustedes sepan la razón real. Las nanas que abandonan su trabajo tienden a dar razones como: “no puedo continuar con este trabajo porque mi esposo no quiere”, o que “mi hijo se enfermó y debo cuidarlo”, o “que mi madre ya no puede cuidar de mis hijos”.

Por lo anterior, mi invitación es vivir este proceso con tiempo necesario y bien pensado. Así evitaremos la frustración de un proceso de búsqueda, selección y contratación.

Otro punto importante a discutir antes de la contratación es el salario. En esto, mi recomendación es que sea un salario competitivo y que pueda incluirles un item de transporte, separado de su salario. Para ellas, y obviamente como para muchos, el tema del salario es lo más importante. El segundo punto más importante para ellas es el acceso a la alimentación en el hogar. Este es un tema sensible que tiene que ver con su dignidad como persona. En muchos hogares vemos que discriminan con los alimentos. Aquí mi recomendación es preguntarles siempre qué es lo que les gusta, para así ver si éste calza con el del hogar o pueden ingerir otros alimentos que estemos dispuestos a comprar.  Un tercer punto es recibir un trato digno, respetando aquellas cosas que son parte de su persona. Por ejemplo el uso del uniforme, el llamado de atención frente a terceras personas entre otras.

Luego de seguir al pie de la letra los pasos antes mencionados, les recomiendo formalizar las condiciones del empleo. Es por ello que les sugiero firmar un acuerdo laboral que contenga salario, pasaje, horario, funciones, manejo de los días festivos, tiempo de descanso y pago de horas extras. Este acuerdo o contrato debe especificar el respeto a las reglas de la casa, como por ejemplo no tomar fotos de los niños que están a su cuidado, no mantener relaciones de pareja con compañeros de trabajo, choferes, delivery, conserjes.  Otra, dependiendo de las actitudes de la empleada, podría ser no utilizar el celular mientras el niño este a su cuidado, no abrir puertas a desconocidos, ni conocidos sin la autorización del empleador.

Dra. Larissa Isa González, Especialista en Talento Humano y Directora de Top Nanas.

Más artículos
Voy a ser mamá